Basiliano Cardozo


||
martes, 25 de noviembre de 2014

Soy Basiliano Cardozo Gimenez, de 37 años de edad, nacido el 27 de Noviembre de 1969, con Cédula de Identidad N° 2.451.817, en la Colonia Genaro Romero del Departamento de Caaguazú, República del Paraguay. Hijo de Odilón Cardozo y de Lucía Jiménez, nacido de una familia campesina y humilde, labradora de la tierra y muy religiosa. A los 10 años de edad ya he conocido las duras tareas del trabajo en la agricultura, por la acuciante situación económica a nivel nacional generada por el poder dictatorial, de la que mi familia era presa. Apenas terminé mis estudios primarios, debí empezar a colaborar con las tareas del trabajo. A los 15 años de edad me he incorporado a la tarea religiosa como catequista durante 10 años, donde aprendí a ser solidario con los más débiles y a amar a los oprimidos. A los 18 años he integrado, como dirigente de base, una organización campesina C.O.D.A.A., con el objetivo de lograr una vida mejor. Después de la caída de la dictadura en 1989, de donde se abrió la apertura a la democracia, el pueblo paraguayo tenía mucha esperanza de una patria mejor, sin embargo desde la dictadura hasta hoy los sucesivos gobiernos son sólo pseudodemocracias que ha tenido Paraguay. En 1993 pasé a conformar como miembro de la FEDERACIÓN NACIONAL CAMPESINA (F.N.C.) y desde 1994 comenzaron grandes movilizaciones campesinas, presentando varios puntos de reivindicación, repudiando la política entreguista y vendepatria del gobierno, así sucesivamente hasta 1997. En toda esta lucha, he participado junto a mis compañeros, como dirigente, enfrentando a la fuerza pública de los distintos gobiernos que vinieron a gobernar en contra del pueblo. En 1999 hubo la masacre denominada “Marzo Paraguayo”, asesinando primero al vicepresidente Luis María Argaña y posteriormente a nueve compañeros en manos del gobierno de Raúl Cubas Grau. En las movilizaciones de aquellos días, también he participado desde mi lugar de dirigente campesino. A pesar de las luchas de todos los sectores sociales y especialmente el campesinado en este proceso por una sociedad más justa y equitativa, aumentaba más la pobreza, la falta de salud pública, la mortandad infantil, campesinos sin tierras, niños que amanecen por la intemperie de la ciudad. Esta situación es la que me convence a formar parte como miembro del Movimiento Patria Libre en el año 1999. He comprendido que si no luchamos por un poder político para cambiar la estructura política, económica y social desde la perspectiva de nuestro pueblo, era imposible revertir la situación. Desde este contexto hemos luchado bastante para construir y consolidar una herramienta política hasta que logramos inscribir como partido en el registro electoral. En el año 2002 a raíz del secuestro y tortura de los principales dirigentes de esta nucleación política, Juan Francisco Arróm y Anuncio Martí. Este partido ha crecido dentro del seno popular acompañando en todas las luchas a los movimientos sociales, concientizando la necesidad de construir un poder popular, democrático y revolucionario. En 2004 pasé a conformar como miembro de la dirección política nacional del partido. En 2005 comenzó una nueva oleada represiva contra los principales referentes de nuestra organización por parte del gobierno fascista de Nicanor Duarte Frutos, con la clara intención de liquidar a nuestro partido, situación que me obligó a ausentarme de mi hogar durante 2 meses, enero y febrero de 2006, por las permanentes amenazas de secuestro y muerte que hacían los escuadrones de la muerte del partido de gobierno, y por las amenazas contra nuestra organización del propio presidente de nuestro país. Por esta razón he recurrido al tratado internacional buscando protección a mi integridad física, solicitando refugio político al gobierno de Argentina el 20 de Marzo de este año. El 2 de Mayo fui detenido por la policía interpol, llevando ya ocho meses de prisión en la penitenciaría, primero de Devoto y ahora de Marcos Paz. Y mi detención, creo que solamente puede ser explicada por mi coherencia en la lucha por una sociedad sin oprimidos ni opresores.