Agustin Acosta


||
martes, 28 de abril de 2015

Tengo 34 años, Paraguayo nacido en el seno de una familia campesina a 176 km. de la capital al este en la ciudad de Caaguazú.

Mi padre Epifanio Acosta Ojeda oriundo de Caacupé, casado con Toribia Gonzales también de Caacupé, mi padre durante la dictadura fue dirigente de base del partido del dictador, se formó en la lucha contra la insurgencia. Somos una familia numerosa tengo 9 hermanos, de entre los nueve una sola hermana, siendo yo el décimo. No tuve la oportunidad de terminar mis estudios secundarios por razones económicas, mi padre no podía seguir costeando nuestros estudios.

Cuando tenía 17 años se produjo el golpe de estado en Paraguay para derrocar al gobierno de Alfredo Stroessner por parte de su consuegro el general Rodríguez en febrero de 1989, este acontecimiento histórico marcaba mi interés en temas políticos desde este momento se habrían las posibilidades de reunirse y organizarse. A los 19 años en 1991 por primera vez llegué a formar parte de una organización para jóvenes en el campo religioso, el movimiento juvenil Franciscano en donde me fui formando para líder grupal, donde permanentemente discutíamos la realidad nacional, en 1992 a los 20 años, conocí a dos seminaristas que se fueron a formar en Brasil que vinieron a trabajar con nosotros, vinieron muy influenciados por la teología de la liberación muy difundida en Brasil, junto a estos dos seminaristas organizamos un encuentro para jóvenes en la semana santa, donde llego a conocer a Osmar Martinez que en ese entonces trabajaba en la pastoral social juvenil.

Ese mismo año a fines de noviembre me invitan a formar parte de una misión pastoral donde conocí a la hermana religiosa Francisca Andino, tocándome la oportunidad de llegar por primera vez a un asentamiento campesino en ocupación, en donde teníamos que predicar durante 7 días esto fue una de las experiencias que más me conmovió, en donde experimenté la impotencia ante tanta injusticia que veía ante mí, este hecho me dejó marcado porque en ese lugar estaba el reflejo de la realidad Paraguaya, niños desnudos sin nada que comer, no tenían vivienda, no tenían cama, no había camino, sólo selva y agua alrededor, porque estaba ubicado en medio de un lago artificial de la represa de Acaray. Durante los días que estuve en ese lugar no dejaba de asombrarme la pobreza en que vivía esta gente y la impotencia de no poder hacer nada por ellos, me causó tanto dolor y tanta indignación las autoridades de mi país.

Después a mi regreso le comenté mi experiencia a Don José del Rosario Martínez un ex miembro de las Ligas Agrarias Cristianas quien fue brutalmente torturado en la dictadura, quien me explicó cómo funciona la sociedad, que gustoso acepté, llegando a comentarme la existencia de un grupo político que estaba surgiendo en la capital en donde tenía también contactos la hermana Francisca Andino. En febrero de 1993 participo de un curso en la capital donde conocí a Juan Arrom y Anuncio Martí quienes se encargaban de la formación junto a Bernardo Coronel en ese entonces se trabajaba solo en la capital cuando aún era Corriente Patria Libre.

Ese mismo año comencé a trabajar con el frente estudiantil junto a Camilo Soarez, Rocio Casco y otros. Al mismo tiempo seguía trabajando con el Movimiento Juvenil Religioso. A fines de octubre y comienzo de noviembre se realiza el congreso fundacional del Movimiento Patria Libre donde participé activamente desde el sector juvenil estudiantil llegando a formar parte de la conducción regional de mi departamento a los 21 años. Al año siguiente 1994, se organiza una de las movilizaciones más grandes después de la dictadura, en donde todas las organizaciones populares llegaban unidas movilizando aproximadamente cuarenta mil personas en la capital donde el movimiento decidió que todos debíamos participar desde el Frente Trabajo que estábamos llevando, el campesinado, los barrios y el sector estudiantil y juvenil, donde me tocó una activa participación en toda la marcha, junto a los principales referentes del departamento de las organizaciones campesinas.

Este mismo año se produce nuevamente una movilización nacional el 2 de mayo, con cortes de ruta en varios puntos del país en donde me tocó conducir el acto en pleno corte de ruta en donde resultara muerto un compañero joven de San Pedro, Sebastián Larrosa, en manos de la policía nacional. Todas estas situaciones me comprometían más en la lucha por la liberación, el corte de ruta se realizó en Caaguazú en donde participé activamente con la hermana religiosa Francisca Andino, con quién conducí el acto y una compañera del sector estudiantil Sonia Lopez con quienes trabajaba en el frente juvenil dentro del Movimiento Patria Libre.

A finales de ese año fui electo coordinador nacional de la Juventud Franciscana (JUFRA), permitiéndome esto recorrer todo el país, trabajando en la formación de los jóvenes, en la teología de la liberación, al mismo tiempo iba asumiendo una postura política más firme en la tarea de formación. En enero de 1995 a los 23 años iniciaba mi experiencia como conductor de un programa radial en una radio de mediana cobertura la F M Centenario de la ciudad de Caaguazú, permitiéndome esto generar mis propios ingresos para la tarea que venia desarrollando en el campo popular. Este mismo mes de enero asumía el cargo de coordinador nacional de la Juventud Franciscana. En el mes de octubre de 1995 participé de un encuentro latinoamericano de juventudes Franciscanas en Chile que fue muy importante en mi proceso de formación porque hemos experimentado un intercambio de las experiencias de lucha de los jóvenes latinoamericanos.

Toda esta entrega me lleva a un roce con mi padre en el seno de mi familia generando un alejamiento, obligándome a tomar la decisión de mudarme de mi casa a otra ciudad, ejerciendo la profesión de conductor de programas radiales generando esto una dificultad a la hora de asumir las tareas que venia desarrollando en el campo popular, ya que la organización no contaba con los medios para ayudarme en momentos tan difíciles que me tocaba enfrentar. Generando esto un alejamiento de las actividades desde enero de 1996, dedicando mi tiempo completo a la radio desde ese momento. Desde el 2001 retomé las actividades del movimiento Patria Libre alejándome un poco más de las actividades dentro de la radio, no totalmente sino dedicándole menos tiempo para poder activar nuevamente en el campo popular. Iniciando un trabajo en los barrios de la ciudad de Caaguazú en la tarea de formación popular en horas de la noche dos veces por semana una experiencia muy rica que me fortaleció bastante para comprometerme con ganas nuevamente en la tarea de construcción de la herramienta política. En enero del 2002 fueron secuestrados y torturados Juan Arrom y Anuncio Martí, generando esto una nueva coyuntura dentro del movimiento Patria Libre, en este momento me encuentro viviendo en Vaquería trabajando en una radio comunitaria generando un debate permanente en temas relacionados a la realidad nacional.

En marzo de ese año participé activamente en la Conferencia Nacional del Movimiento Patria Libre donde se decidió la constitución del Partido Patria Libre. Trabajando desde ese momento para lograr dicho objetivo, incorporándome a la Dirección Regional de Caaguazú para la campaña de afiliación. Llegando a concretarse el objetivo de afiliar a 14 mil personas para el mes de octubre. Comprometiéndome como miembro fundador del Partido Patria Libre acompañando a los principales dirigentes al Tribunal Superior de Justicia Electoral de la Capital, Juan Arrom, Anuncio Martí, Osmar Martínez y varios otros, llegando a comprometerme a ser candidato a la junta departamental para las elecciones generales del 2003; asumiendo con todo coraje el desafío que teníamos al frente. Dentro de las tareas que me tocó desempeñar desde el 2002 puedo decir que asumí la tarea de construir un espacio de discusión con referentes ex miembros de la Federación Nacional Campesina, para conformar una organización gremial reivindicativa que después de muchos debates se pudo concretar en febrero del 2004 en la ciudad de Caaguazú llegando a formar parte de la conducción nacional en el área de la formación política e ideológica, tarea que venia desarrollando en estos últimos tiempos dentro del Movimiento Agrario y Popular del cual soy miembro fundador.

Participando activamente en los cortes de ruta en septiembre del 2004 en la conducción de la movilización dentro del frente departamental de la lucha por la vida y la soberanía durante 5 días en Caaguazú. Ese mismo año en noviembre en otras jornadas de lucha en los cortes de ruta que nuevamente duró varios días con fuerte represión por parte de los organismos de seguridad. Desde enero del 2005 se inicia una feroz persecución contra los dirigentes del partido acusándonos la Fiscalía General del Estado de ser responsables del secuestro de la hija del ex presidente de la república Raúl Cubas. Asumiendo una tarea que me designan los compañeros del partido de ser vocero de la organización ante la prensa tarea que desempeñé a la altura de mis posibilidades, defendiendo públicamente las actividades que el partido ha venido desarrollando. Todas estas situaciones me han valido para estar hoy acusado de ser dirigente del Partido Patria Libre, porque he asumido con valentía la tarea revolucionaria de enfrentar la farsa y la infamia que ha creado la Fiscalía Paraguaya, para hacer desaparecer al Partido Patria Libre. Soy orgulloso de mi origen campesino, porque hemos dejado de vivir arrodillados ante el feroz enemigo que tenemos en frente. La libertad no se compra ni se negocia, se la conquista. Quiero dejar claro al mundo que de entre las cenizas resurgirá nuestra lucha por la liberación nacional.

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE VENCEREMOS… VENCER O MORIR